Bagneschi Aluminio

Tipos de aberturas ¿cómo elegirlas?

Quizás entre los elementos que más personalidad aporten a una vivienda se encuentren las aberturas. Puertas y ventanas aportan una atmósfera especial a los ambientes. ¡A cuántos de nosotros nos resultan conocidas las situaciones en las que después de visitar un lugar decimos “qué linda iluminación que tenía”, “circulaba muy poco aire”, “lo que más me gustó fue esa conexión tan fluida entre el interior y el exterior”. Como vemos, las aberturas representan mucho más de lo que pensamos.

En la nota de hoy, desde Bagneschi Aluminios vamos a contar sobre los tipos de ventanas que existen en el mercado en relación al modo de apertura. En otras notas, profundizaremos un poco más acerca de otras cualidades.

¿Por qué es importante preguntarse por el tipo de apertura que tiene una ventana? No se trata de una cuestión caprichosa, sino que tiene intima relación con el espacio y el lugar en donde dicha abertura irá ubicada. Se clasifican en:

  • Abatibles. Son aquellas ventanas que tienen apertura lateral, por lo que requieren de espacio y la no interferencia de objetos. Resuelto el tema del espacio, tienen como beneficio que permiten un cierre hermético además de un ángulo de apertura total.
  • Corredizas. El movimiento de abrir o cerrar se consigue mediante  un desliz horizontal. Tienen como principal ventaja el hecho de que no ocupan espacio adicional al abrirse, por lo que resultan recomendadas para lugares reducidos o en aquellos rincones que están atravesados por columnas. Como punto débil, está su mantenimiento ya que para una limpieza profunda, se deben retiras las hojas. También se debe tener en cuenta que la apertura total es de una hoja.
  • Batientes. Cuando hablamos de este tipo de aberturas, quizás  lo mejor es pensar en aquellas que se eligen con frecuencia para cocinas o baños. Son aquellas que se abren de manera inclinada hacia el interior. Apenas permiten asomarse, pero cumplen con la función de aportar luz y algo de ventilación.
  • Oscilobatientes: son similares a la modalidad anterior, pero permiten tanto la apertura lateral como la inclinada hacia el interior.

Por supuesto que además de elegir el modo de apertura, también se deben considerar el material de las ventanas así como el tipo de vidrio o cristal. Factores que resultan claves para lograr el aislamiento y eficiencia energética. En el primer caso, el aluminio es uno de los más recomendados por su resistencia, combinada con su bajo peso, su escaso mantenimiento y su economicidad. En cuanto al tipo de vidrio, se aconseja el doble vidriado hermético.  En otras notas, ampliaremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.